Comparte: Comparte en Twitter Comparte en Facebook Comparte en Linkedin

Alimentar a más población, proteger la diversidad y mantener el equilibrio campo-ciudad, soluciones de la Ingeniería Agronómica ante el reto demográfico

Entre las conclusiones del V Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos destaca el papel y la capacidad que tenemos los Ingenieros Agrónomos para implementar soluciones de carácter técnico que cambien los paradigmas y mejore los retos debatidos.

Las soluciones de la Ingeniería Agronómica para el reto demográfico se vertebran en alimentar a más población en un contexto de cambio climático y otros factores temporales no menos importantes (recursos, suelo energía, economía, digitalización, industria, etc.), protegiendo la diversidad y manteniendo el equilibrio campo-ciudad.

El reto debe de tratarse transversalmente, desde todos los ámbitos de la sociedad, las ingenierías y fundamentalmente la agronómica. 

Las soluciones de la ingeniería agronómica a la despoblación es un reto para los gobiernos y administraciones públicas, que han de desarrollar políticas rurales transversales e instaurar instrumentos en el que el ingeniero agrónomo sea el rector fundamental en muchos de los planteamientos técnicos que estas conllevan. 

Se deben de facilitar la promoción de iniciativas agrarias transversales y oportunidades para el sector empresarial y la ciudadanía, con un esfuerzo inversor público y privado importante.

La Ingeniería Agronómica juega un papel fundamental en la formación, investigación, transferencia de conocimiento y tecnología, innovación y dotación de infraestructuras y equipamientos en relación con cualquier actividad susceptible de ser practicada en el medio rural, atrayendo formas de actividades propias de las áreas de gran concentración de poblaciones por medio de la mejora de la conectividad digital y la logística de la distribución.

Las zonas del territorio han de definirse por el conjunto de medios que deben de hacerse visibles y viables para que las personas puedan realizar un proyecto de trabajo y vida, por ello el reto demográfico está en consonancia con la transformación que requiere la agronomía en favor de un territorio basado en un modelo de economía verde, circular altamente digitalizado que refuerza las áreas de conocimiento estratégicas y facilita la aparición de sectores emergentes y nuevos modelos de negocio que convierte en un lugar atractivo para hacer arraigar proyectos de vida y retener talento en el medio rural

La modernización y valorización de los cultivos, se basa en su monitorización e innovación en el uso de los medios de aplicación practicando la agricultura de precisión. Desarrollo y avance de las tecnologías lideradas por los Ingenieros Agrónomos respecto a selección de semillas, fertilizantes y fitosanitarios, mecanización y regadíos, que facilita la fijación de profesionales en el campo. Deben de ser planteados, cultivos alternativos de carácter social, y sus industrias. 

El desarrollo del sector ganadero se fundamenta actualmente en una serie de activos como son las personas, que genera fijación de población rural, con el uso de energías alternativas, digitalización y precisión, que proporciona una sostenibilidad y gestión de indicadores para alternativas de producción y ofertas de alimentos.

Las explotaciones agrarias se han de evaluar, clasificar y reconocer de forma objetiva y cuantitativa, según su nivel de sostenibilidad. 

Una producción ecológica y urbana, resiliente y estable se debe de considerar como vertebración que permita la interacción entre los agentes y dinamice actividades sinérgicas y facilite los movimientos de migración del campo a la ciudad y de la ciudad al campo.

La industria agroalimentaria es una gran dinamizadora e impulsora de innovación, sostenibilidad y tecnología, apoyada en una tecnología avanzada desarrollando y modificando la ya existente (robótica, nanotecnología, métodos biológicos, conservación de alimentos y gestión de la calidad y proceso), e incorporando nuevas tendencias (impresoras 3D, alternativas a la proteína cárnica, encapsulación, automatización de los procesos y la tecnología celular), y trabajando en las técnicas de envasado, empaquetado y etiquetado, reduciendo, en lo posible, la utilización de plásticos.

CONCLUSIONES

Los agentes que han participado en este Congreso son Ingenieros Agrónomos que desarrollan sus actividades en la Administración, universidades, empresas públicas, empresas privadas, organizaciones y ejercicio libre de la profesión. 

En este Congreso se ha debatido y manifestado la capacidad que tenemos para implementar soluciones de carácter técnico que cambien los paradigmas y mejore los retos debatidos.  

Las funciones del Ingeniero Agrónomo se corresponden con la coordinación en las situaciones de crisis de garantizar la agricultura y alimentación como medio de solidaridad. Los Colegios profesionales deben de ser requeridos para esta labor.  

Consideramos que las administraciones públicas deben tener en cuenta al Ingeniero/a Agrónomo/a como agente prioritario y fundamental en las políticas de desarrollo rural y reto demográfico. Lamentamos que en la oportunidad que se les ha dado a las mismas, no hayan enfocado ni manifestado la labor que el ingeniero agrónomo realiza y la priorización que a la profesión les piensan otorgar en sus propuestas de políticas de desarrollo rural, resaltando instrumentos y perfiles de otros tipos de agentes.

 

Las necesidades de ejecución son:

·    Poner en valor frente la sociedad (tanto como consumidores como contribuyentes) el papel esencial y estratégico del sector agroalimentario y del medio rural, así como la necesidad de su apoyo.

 

·      La urgencia y precisión en la toma de decisiones frente al cambio climático, la crisis energética y geopolítica en un ámbito tan estratégico como el agroalimentario requiere de conocimiento y objetividad que los profesionales ingenieros agrónomos pueden aportar.

·   Favorecer la inclusión los equilibrios de género en el medio rural con la inclusión de medidas de apoyo a la Ingeniera Agrónoma.

·     Vertebrar canales de comunicación con los colectivos de la Ingeniería Agronómica (asociaciones, colegios, fundaciones, etc.) para requerir soluciones técnicas a los problemas planteados por la sociedad, dado que en muchas de las decisiones que versan sobre tecnificación agrícola no se da participación a los Ingenieros/as Agrónomos/as.

·    Incluir a los Ingenieros/as Agrónomos/as en los consejos asesores, comités, comisiones de las administraciones, en aspectos referentes a temas agrarios, rurales y medioambientales, por agravios comparativos a otros colectivos, e incluso sin agravio comparativo. Porque la visión transversal tan necesaria en la toma de decisiones en el medio rural y ante los retos actuales forma parte del conocimiento y la formación para esta profesión pues incluye la tecnología, la economía y la biología.

·    Instar a las autoridades competentes a desarrollar la estrategia y normativa reguladora que establezca los procedimientos necesarios para incorporar medidas de retribución económica a explotaciones agrarias con prácticas de cultivo que supongan el secuestro de carbono, como parte de la iniciativa europea de “cultivo del carbono” y en forma similar a como sucede con las plantaciones forestales.

·     Partiendo que estamos ante una oportunidad de generación de riqueza en el medio rural, cuyo potencial queda reflejado por los millones de hectáreas disponibles y cuya habilitación para este fin contribuiría a la neutralidad climática, gracias al establecimiento de una contraprestación económica en el mercado de emisiones de CO2, para los agricultores que voluntariamente se ofrecieran a contribuir a esta importante tarea medioambiental y de reto demográfico.”

 

Agradecer el esfuerzo de los que han participado en este Congreso y sirvan las exposiciones temáticas como carta de presentación y reconocimiento a las iniciativas y trabajos que cada uno ha emprendido, desarrollado y expuesto.