El V Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos, punto de encuentro y análisis en torno a la situación agroalimentaria

El pasado mes de septiembre, y bajo el lema Soluciones de la Ingeniería Agronómica para el reto demográfico, celebramos el V Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos, del 26 al 29 de septiembre en la Llotja de Lleida.

Una cita de referencia para la profesión y que se ha ido consolidando como marco de encuentro de ingenieros agrónomos, empresas, administraciones y sector universidades, donde debatir y analizar tanto las herramientas y soluciones que se plantean para dar respuesta a la sostenibilidad de la cadena agroalimentaria.

En claves de calidad, productividad, seguridad alimentaria y viabilidad de las estructuras existentes y futuras, este congreso abordó, entre otros aspectos elementales, el sector agroalimentario, el medio rural y la crisis de la cesta de la compra como protagonistas de la agenda económica, política, empresarial y mediática.

Es una realidad que la situación política y económica mundial está comenzando a afectar de manera importante a la soberanía y a la seguridad alimentaria. Así lo destacó en su intervención Jingyuan Xia, director de la División de Producción y Protección Vegetal de la FAO. Tras Xia.

Muchos de los debates mantenido por los expertos participantes, giraron alrededor de la despoblación rural, la custodia del territorio y la soberanía alimentaria, en una coyuntura actual marcada por el encarecimiento desmesurado de la cesta de la compra, la crisis energética y el cambio climático. Más de 80 ponencias y numerosas mesas de debate protagonizadas por profesionales del sector, consejeros de agricultura, directivos autonómicos y directivos de empresas del sector, todos ellos coincidentes en la necesidad de hacer frente a la despoblación rural de manera transversal.

 

Mª Cruz Díaz Álvarez, la presidenta de la Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos (ANIA), en su intervención de clausura destacaba que “tal y como comentaba el Sr. Xia, nos veremos con la necesidad de alimentar dentro de nada a diez mil millones de personas. Tenemos el mismo suelo, menos agua disponible y un clima digamos espasmódico y cambiante. Ahora las energías se nos han disparado con lo que tenemos que meter en esta ecuación el tema energético. Bajo esta realidad, el mundo rural y los ingenieros agrónomos desempeñan un rol fundamental para dar respuesta a estos desafíos que se nos presentan y garantizar la seguridad alimentaria entre la población”, ha afirmado la presidenta de ANIA.

Han tenido también un papel protagonista el uso de las soluciones tecnológicas (TICs, big data, inteligencia artificial) necesarias para optimizar procesos, integrar biosistemas y reducir el desperdicio alimentario, que constituyen “las piedras angulares” sobre las que se asientan las estrategias de reducción de la dependencia energética y rentabilizan las externalidades de la actividad rural para mejorar y diversificar los ingresos económicos. El complejo escenario internacional que se está viviendo actualmente, el cambio climático, la gestión del agua y el acceso a las materias primas también han centrado los debates de los especialistas.

 

La clausura de la cita, de la mano del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien destacó en su intervención el papel de los ingenieros agrónomos para impulsar la I+D+i en el sector agrario, concluyendo su discurso con la mirada puesta en el futuro del sector. En este sentido, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación apuntó a la agricultura de precisión y al hecho de conseguir implantar un regadío sostenible para transformar y modernizar el sector.

Según Planas, “El futuro del sector agroalimentario se encuentra en la agricultura de precisión y en la necesidad de utilizar mejor todos los instrumentos a nuestra disposición en el ámbito del regadío sostenible”. En este sentido, aseguró que van “a dedicar en el plan de recuperación más de 800 millones de inversión para hacer más sostenible nuestro regadío, junto a la contribución de las Comunidades Autónomas y de las comunidades de regantes”.  Y aseguró que “tenemos en este momento el 22,4% de nuestra superficie agraria útil, aproximadamente 3.800.000 hectáreas en regadío. La mitad de esta superficie con un regadío de precisión, pero tenemos que continuar avanzando en un contexto donde muy posiblemente tendremos menor disposición de recursos hídricos, pero con mayor necesidad de regar más, ya que este 22,4% corresponde a más de un 66% de la producción global de nuestro sector primario en la producción vegetal”.

Más de 300 congresistas encaminados en la búsqueda de la eficiencia en el mundo rural, de dar soluciones a problemas urgentes como la custodia del territorio, la crisis energética y el impacto del cambio climático. El V Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos, ha sido una vez más, un espacio de networking que ha servido para compartir, proponer, evaluar, analizar y planificar, así como para reafirmar el sentimiento de pertenencia a un sector que vela por la salud, seguridad y calidad alimentaria de toda una sociedad.

   

Comparte: Comparte en Twitter Comparte en Facebook Comparte en Linkedin